miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cómo descubrir tu Elemento

Cómo descubrir tu Elemento

Descubre tu elemento
El pasado 28 de octubre tuve ocasión de estar en la Pink Slip Party de Zaragoza hablando de Cómo descubrir tu elemento. Para los que no tuvisteis la ocasión de acudir os explico un poco de que va el tema aunque no me será posible haceros el ejercicio vivencial, pues para eso necesito estar presente.

Hay demasiada gente que nunca conecta con sus verdaderos talentos naturales y, por tanto, no es consciente de lo que en realidad es capaz de hacer. El elemento es un concepto creado por Sir Ken Robinson y aplicado en inicio a la educación de los niños. El elemento es el lugar donde convergen las cosas que nos gusta hacer y las cosas que se nos dan especialmente bien. Las características del elemento son:

Capacidad y vocación. Debemos tener las capacidades necesarias para algo y el deseo/vocación de hacerlo.
Actitud y oportunidad. La actitud, esa insistencia y perseverancia que nos permite llevar adelante un proyecto y la ocasión para hacerlo.
¿Cómo sabemos que estamos en nuestro elemento?Una de las pistas es cómo nos sentimos:

Cuando estamos en nuestro Elemento, sentimos que estamos haciendo lo que se supone que tenemos que estar haciendo y siendo lo que se supone que tenemos que ser. También el tiempo se siente de forma distinta en la zona o en flujo. Cuando se está conectado de esta manera con nuestros más profundos intereses y nuestra energía natural, el tiempo tiende a pasar más rápido, con mayor fluidez.

Pero suele ocurrir que no estamos en nuestro elemento. De hecho eso es lo más frecuente. Y eso sucede por diversos motivos:

- Por los límites de nuestros mapas mentales. Damos por hecho tantas cosas que no nos planteamos ni tan solo la posibilidad de que algo pudiera ser distinto. Y esa limitación hace que no seamos capaces de ver cuál es nuestro elemento o lo veamos pero lo rechacemos.
- Por las barreras externas. Existen las barreras personales, el miedo a la desaprobación, todo aquello que nos han dicho que podemos o no podemos hacer. También las barreras sociales, todo la presión que ejerce la familia y el grupo social al que pertenecemos. Y por último las barreras culturales, lo que es o no posible dentro de nuestra cultura.

Una de las maneras de conectar con el elemento es tener un mentor o coach. Piensa que tal vez tengas que reinventar tu vida una vez encuentres tu elemento. O tengas que luchar contra la desaprobación de tu entorno. Un mentor o coach es alguien que te va a ayudar en estas cuatro áreas:

Reconocimiento. Es prácticamente imposible vivir sin reconocimiento. Cuando los demás no nos reconocen, nos están apartando del grupo y nos están condenando a la soledad. Que alguien nos reconozca es un modo de que nos afirmemos, de que nos sintamos queridos.
Estimulación. No siempre es fácil seguir el elemento. Y puede ser que perdamos fuerzas en más de una ocasión. Tener un mentor o coach nos ayuda en esos momentos de duda o debilidad.
Facilitación. Uno mismo puede en determinados momentos quedarse bloqueado y o ver por donde continuar. Un apoyo externo es esencial en esos momentos.
Exigencia. Y también necesitamos en ocasiones, que nos aprieten. Que cuando pensamos en abandonar o estamos postergando lo que tenemos que hacer, nos empuje a continuar.
Y para empezar a trabajar en ello, te dejo tres de las preguntas en las que trabajamos:
  • ¿En qué eres bueno?
  • ¿Qué cosa haces con mucha facilidad y mejor que la media?
  • ¿Qué haces cuando tienes un rato libre?
¿Es imprescindible encontrar tu elemento? No lo es, peor si lo haces encontrarás un lugar en dónde todo tu Ser fluye, en dónde parece que se abre un canal y se junta el cielo y la tierra, en dónde la vida se expresa a través de ti mismo y todo parece formar parte de un orden natural. Espacio y tiempo fluyendo en sintonía con tu interior. Un espacio en dónde la libertad de ser tu mismo es posible.
DESDE EL BLOG DE MERTXE PASAMONTES: